Publicado el Deja un comentario

Los espetos son un gran remedio natural contra el coronavirus

espetos de sardinas al fuego tipicos de andalucia

Los alimentos con ácido graso omega-3, es decir, los espetos y otros tipos de pescado azul, contribuyen a la recuperación de los pacientes afectados por COVID-19. Al ser el omega-3 un antiinflamatorio natural, es muy recomendable para estas personas, según los expertos.

Si el pescado azul típico de Andalucía, especialmente el espeto de sardinas, tenía una excelente reputación ganada año a año en los chiringuitos de la costa andaluza, con esta recomendación médica su fama se acrecienta en estos tiempos de pandemia.

El doctor José Manuel García Almeida, jefe de servicio del área de endocrinología y nutrición del Hospital Quirón Salud de Málaga, ha tenido que tratar a numerosos pacientes por el COVID-19. Ha estado doblando turnos, haciendo guardias, y proyectando su dimensión humana al apoyar a sus compañeros. Y ha podido observar que uno de los rasgos más característicos del coronavirus es su proceso inflamatorio. Por eso, cuando un paciente vuelve a casa, cobra especial relevancia para su recuperación una dieta energética y rica en proteínas.

«Los espetos de sardinas reúnen todas las proteínas necesarias y una importante cantidad de omega-3»

El boquerón o el espeto de sardinas, muy típicos de Málaga, -explica el doctor García Almeida- consiguen reunir todas las proteínas que se necesitan como un suplemento de 20 o 25 gramos al día, y una importante cantidad de omega-3 para la recuperación. El omega-3 es la grasa saludable que tenemos. Se trata de una grasa que disminuye la inflamación y, por tanto, mejora la respuesta a ese proceso de recuperación del COVID-19.

Como pautas alimenticias recomendadas a los pacientes dados de alta por el COVID-19, es aconsejable consumir boquerones, jureles, sardinas, caballa o atún, de 3 a 5 veces por semana al menos en una de las tres comidas diarias. Y además frutos secos, frutas, verduras y carne.


Fuentes:

Publicado el Deja un comentario

El Yacimiento Arqueológico de San Bartolomé de Almonte

El enclave prehistórico de San Bartolomé de Almonte se encuentra en las proximidades de la localidad de Almonte, sobre unas lomas de escasa altura que rodean el antiguo arroyo de san Bartolomé. A tan solo 20 kilómetros de donde tiene lugar la famosa Romería del Rocío.

En este yacimiento se encontraba excavando desde 1979, con ayuda de la Diputación de Huelva, un equipo de la Universidad Autónoma de Madrid dirigido por el doctor Diego Ruíz Mata. A partir de la creación de la Sección de Arqueología, ésta asumió la co-dirección de los trabajos e intervino en las campañas sucesivas que se llevaron a cabo hasta 1983.

Escoria de la fundición de plata.

Las prospecciones superficiales en la zona junto al arroyo de San Bartolomé, que da nombre al yacimiento, sugería la ocupación de este lugar en época tartésica. Su vinculación directa a la acitividad metalurgia es obvia en base a la cantidad de escorias que allí se han encontrado.

Iniciadas las excavaciones, el primer inconveniente era el propio terreno dedicado al cultivo y sobre todo el tipo de estructuras que allí se detectaron, lo que dificultaba la excavación al tratarse de fondos de cabañas de los que apenas quedaba su huella..

Se trata de un poblado con dos periodos de ocupación:

  • Uno en época calcolítica cuyos materiales se asimilan a la mitad del tercer milenio a.C.,
  • Otro en el Bronce Final, desde el siglo IX a. C., y perdura hasta principios del VI a.C.


Chozas realizadas con materiales vegetales

A pesar de la distancia en el tiempo en su ocupación, arquitectónica y urbanísticamente apenas sufre modificaciones ya que se trata de una ocupación no planificada del terreno con un tipo de edificaciones que se han mantenido a lo largo del tiempo como propias del entorno geográfico donde se localiza: las cercanas marismas de Doñana. Se trata de chozas de planta oval excavadas ligeramente en el suelo y realizadas con materiales vegetales perecederos tanto en la estructura como en las paredes y las cubiertas construidas con ramajes y barro, lo cual hace que de ellas solo queden prácticamente las huellas en el terreno y sean escasísimos los materiales de obra encontrados durante la excavación.

Poblado de Las Marismillas. Parque Nacional de Doñana.

El tipo de vivienda hizo pensar que se trataba de un poblado estacional, hecho que hoy por hoy no se puede confirmar, aunque bien es cierto que la población se ha ido trasladando a lo largo de los tres siglos de ocupación a las diferentes lomas que presentaba el terreno. Lo que sí se aprecia es que durante la época calcolítica la economía que regía en el mismo era de tipo doméstico-familiar, de subsistencia, no habiendo elementos que permitan hablar de la existencia de un excedente económico que posibilitara las transacciones comerciales, y que ya durante la ocupación tartésica sí se produjeron. Hay una presencia abundante de elementos relacionados con la metalurgia. Esto ha permitido ampliar el conocimiento que sobre esta actividad se tenía como principal elemento dinamizador de la economía no sólo de este poblado sino de todo el ámbito tartésico, y que está íntimamente ligado al proceso de interrelación entre fenicios y tartesios.


Fuentes:

· San Bartolomé.

Publicado el Deja un comentario

8 provincias andaluzas, 8 maravillas naturales (+ bonus track)

8 provincias 8 maravillas naturales

Andalucía atesora rincones donde la madre naturaleza se exhibe en toda su magnitud. Los paisanos de cada zona sacan pecho… y reciben encantados, cerca de sus casas, a cada viajero que acude en busca de estas maravillas naturales.

A continuación un breve recorrido provincia a provincia para poner bajo los focos cada uno de estos paisajes tan bucólicos que darán aliciente a un verano en el que el turismo de proximidad será más importante que nunca.

1. Almería: Geoda gigante de Pulpí.

Foto geoda de Pulpí: imgur.com.

Se trata de una cueva de cristales blancos formados por la emulsión del agua y la sal en una cocción que tardó miles de años en completarse. Es la geoda más grande de Europa y la segunda del planeta. También es la única geoda del planeta que puede visitarse sin ningún tipo de equipamiento especial, pudiendo encontrarse en su interior piezas transparentes de hasta dos metros de largo que también podrían considerarse maravillas naturales.

Ocupa un volumen hueco de 10,7 m³ (1,8 m de ancho, por 8 m de largo, por 1,7 m de alto) y se encuentra a 60 m de profundidad en la Mina Rica, una antigua mina de plata, hierro y plomo, en la Sierra del Aguilón perteneciente al término municipal de Pulpí, que se encuentra a 3 km de la línea de costa.

2. Cádiz: El Parque Natural del Estrecho de Gibraltar.

Foto Parque Natural Estrecho de Gibraltar: centrobttalcornocales.com

El Atlántico al oeste, el Mediterráneo al este. Espectacular combinación de acantilados a un lado, y de inmensas playas al otro. La duna de 30 metros soplada por el viento de Levante y la curiosa Silla del Papa en lo más alto de la sierra de la Plata rematan una variadísima estampa.

Este espacio marítimo-terrestre del litoral que comprende desde la ensenada de Getares (Algeciras) hasta el Cabo de Gracia (Tarifa), fue declarado parque natural en el año 2003 y su superficie protegida es de 18,910 hectáreas. Es el espacio protegido más meridional de toda Europa y reúne valores ecológicos, culturales, históricos y paisajísticos de características peculiares.

3. Córdoba: La Sierra de Hornachuelos.

Foto Sierra de Hornachuelos: amja.es

Destaca por los bosques de alcornoque y encina, las dehesas, los barrancos y los cañones abiertos por el empuje de varios ríos Se trata de una parte del macizo de Sierra Morena en todo su esplendor. En este reino de vegetación exuberante campan a sus anchas los jabalís y los ciervos.

En esta sierra, otra de las maravillas naturales de Andalucía, se encuentra uno de los ecosistemas de bosque mediterráneo y de ribera mejor conservados de toda Sierra Morena. Junto al Parque natural de Sierra de Aracena y Picos de Aroche y al Parque natural de la Sierra Norte de Sevilla, configura la Reserva de la Biosfera Dehesas de Sierra Morena.

4. Granada: Maravillas naturales en las alturas de Sierra Nevada.

Foto Sierra Nevada: hi2toriando.jimdofree.com

Desde las blancas cimas de los picos Mulhacén y Veleta se pueden avistar tanto el mar Mediterráneo como la costa africana, lo que evidencia la elevación del macizo montañoso más alto de Europa Occidental. Este singular paraje, estrella del turismo invernal, se sitúa a solo dos horas de distancia de la Costa del Sol.

Aunque han llegado a clasificarse hasta 80 especies de animales endémicas (propias de la zona) la reina indiscutible de la fauna en Sierra Nevada es la cabra montés, que suele pastar en los pastizales de alta montaña. Además se hallan diversas especies de animales invertebrados singulares, entre los que se encuentran más de 20 especies de mariposas.

¿Sabías que en la ciudad de Granada puedes sumergirte en el ambiente típico de un zoco, o mercado musulmán, si visitas la Alcaicería? Conoce este y otros motivos para visitar Granada en el puente del 1 de mayo.

5. Huelva: Las Marismas del Odiel.

Foto Marismas del Odiel: Wikipedia.

El río Odiel desemboca en caprichosos brazos de agua que dan lugar a playas, islas y lagunas donde descansan bandadas de flamencos. El agua salada y el agua dulce confluyen aquí, en este hogar para diversas aves además de los flamencos, como las garzas, las grullas, las espátulas y las cigüeñas negras. También es frecuente encontrar rapaces como el águila pescadora y el aguilucho lagunero.

Por extensión, es la segunda zona húmeda de la provincia de Huelva y, su vez, integra otras maravillas naturales cercanas, como la Reserva Natural de las Marismas del Burro y la Reserva Natural de la Isla de Enmedio.

6. Jaén: La Cascada de la Cimbarra.

Foto Cascada de la Cimbarra: elviajero.elpais.com.

Toda la potencia del caudal del río Guarrizas se derrama por esta cascada de 40 metros de altura. A su alrededor crecen los los pinos, las encinas y los alcornoques.

En las cercanías del río todavía sobreviven algunos ejemplares de nutria, y en el monte cercano abundan pequeños carnívoros como gatos montés, tejones, ginetas, zorros y, en menor medida, linces ibéricos. Entre las aves, pueden observarse bellos ejemplares de águila real, águila perdicera y águila imperial. En el río se puede observar al martín pescador.

7. Málaga: La Laguna de la Fuente de Piedra.

Las colonias de flamenco rosa también son maravillas naturales típicas de Andalucía.
Foto Laguna de la Fuente de Piedra: elcolorazuldelcielo.blogspot.com

El hogar de la colonia de flamenco rosa más numerosa de la Península Ibérica, y la segunda más importante de Europa se encuentra en esta que es la laguna más grande de Andalucía. Otras aves pasan el invierno en este humedal, atraídas por la cercanía a los campos de olivo y cereal.

La única entrada de agua a la Laguna de la Fuente de Piedra es la lluvia, repartida entre precipitación directa sobre la laguna, escorrentía superficial y aporte subterráneo. La única salida de agua tiene lugar por evaporación, lo que determina el carácter cerrado o endorreico de este peculiar ecosistema.

¿Sabes que muy cerca, en la ciudad de Málaga, hay un teatro romano del siglo I a. C.? Si no lo conoces y también te gustan la arqueología o la historia, es uno de los motivos para adentrarte en el centro de Málaga.

8. Sevilla: Parque Nacional de Doñana.

Maravillas naturales en el Parque Nacional de Doñana.
Foto Parque Nacional de Doñana: nationalgeographic.com.es.

El lince ibérico y otras especies en riesgo de extinción se cobijan en un espacio insólito donde cabe más de un ecosistema, pues en su interior se concentran bosques, dunas, marismas y acantilados. Miles de aves acuáticas y terrestres crían y pasan en este refugio un cálido invierno.

Pilas, Villamanrique de la Condesa, Aznalcázar, Isla Mayor y La Puebla del Río son los términos municipales de la provincia de Sevilla por donde se extiende la superficie del Parque Nacional de Doñana.

En julio de 2012, la Unesco aprobó la ampliación de la reserva de la Biosfera de Doñana que pasaba de las 77.260 hectáreas a más de 255.000 hectáreas, incremento que permitió cumplir las directrices del programa Hombre y Biosfera.

Bonus track → Linares: El Monumento Natural de El Piélago.

– Una de las maravillas naturales desconocidas.

El Piélago de Linares
Foto El Piélago: tipicodeandalucia.com

Una de las maravillas naturales desconocidas de Andalucía. Se trata de un enclave de rocas graníticas de especial interés paisajístico e histórico, por donde cae con belleza el río Guarrizas, con dos pequeñas pero bonitas cascadas, que salvan la falla existente llamada Escalón de Linares.

Se puede observar un puente romano cruzando el río. Es una construcción que data del siglo III a. C. y son los restos de la vía Augusta que conectaba Cádiz con Roma.

Cerca hay un acogedor bosque con fresnos, acebuches, etc y con interesante fauna aviar entre la que destacan las garzas reales.

¿Sabías que Manuel Carrasco mencionó este monumento de El Piélago en una letrilla flamenca? Puedes leer y escuchar dicha letra aquí:
Letrilla flamenca de Manuel Carrasco dedicada a Linares.

Más información:

Almería: La geoda gigante de Pulpí o la cueva de los cristales mágicos.

Cádiz: Parque Natural del Estrecho de Gibraltar.

Córdoba: Hornachuelos se adhiere a Andalucía en Flor.

Granada: Sierra Nevada, parque natural.

Huelva: Parque Natural de las Marismas del Odiel.

Jaén: Paraje Natural de la Cimbarra.

Málaga: Reserva Natural de la Laguna de la Fuente de Piedra.

Sevilla: Espacio Natural de Doñana.

Linares: Monumento Natural de El Piélago.

Publicado el Deja un comentario

Pollas en leche: Plato tradicional en 10 pasos sencillos.

pollas en leche o huevos moles

Las pollas en leche también son conocidas con diferentes nombres (aunque menos usados) como pollas con leche, huevos moles, huevos nevados o huevos a la nieve. Se prepara por las zonas de Linares, Jaén y Granada. Es un postre ideal para cualquier día del año, lleva leche, aunque hay quien lo prepara especialmente en Semana Santa e incluso se sirve en algunas bodas. Los huevos y azúcar son sus principales ingredientes, además de canela para aromatizar el resultado.


Ingredientes para 4 personas:

  • 5 huevos
  • Un litro de leche
  • 1 o 2 palitos de canela
  • Canela molida (al gusto)
  • 1 piel de limón
  • 120 g. de azúcar
  • 1 cucharada de Maicena para hacer la natilla más espesa
  • 4 galletas


Utensilios necesarios:

  • Una olla
  • Una batidora
  • Una lengua de cocina
  • Un bol
  • 5 platos hondos
  • Un colador


Preparación de las pollas en leche en 10 pasos:

1.- Se pone ponen a hervir en la olla 800 ml de leche con un palo (o dos) de canela y la piel de limón, y también un poco de agua para que cuando hierva no suba.

2.- La idea es hacer las pollas (o sea, nubes de merengue) con las claras y natillas con las yemas, así que, mientras la leche se cuece en la olla, hay que separar las claras en el bol y las yemas en un plato hondo.

3.- Se baten las claras que están en el bol junto a una cucharada de azúcar y, cuando se alcanza el punto de nieve (o los picos) se añaden varias cucharadas más de azúcar, continuando con el batido hasta obtener una masa blanca y cremosa que es el merengue.

4.- Cuando la leche empiece a hervir se deja en punto de ebullición y se echa el merengue a cucharadas en la olla para que esas “nubes” se cuezan junto a la leche. Hay que ir girándolas con la cuchara para que se cuezan uniformemente.

6.- Cuando las nubes estén cocidas, se extraen con la cuchara y se van repartiendo en los 4 platos hondos restantes donde comerán los comensales y en cuyo fondo se habrá puesto previamente una galleta.

Ahora toca hacer las natillas

7.- En el plato donde quedaron las yemas apartadas al principio se vierten 200 ml de leche y la cucharada (opcional) de Maicena, y se bate bien hasta obtener una masa líquida amarillenta similar a las natillas.

8.- Se mezcla esa masa líquida amarillenta con la leche que aún sigue en la olla en punto de ebullición. Mientras se va vertiendo, no debe parar de batirse. Cuando esté ya todo echado se sigue batiendo otro rato, pues el objetivo es obtener una natilla uniforme.

9.- Cuando esté bien mezclada y batida, es decir, cuando se haya obtenido la natilla, se sirve con un cazo en los 4 platos hondos individuales que estaban esperando con su galleta y sus nubes de merengue.

10.- Por último, con un colador se espolvorea canela molida por encima también al gusto.


Otros platos tradicionales de Andalucía:

Publicado el Deja un comentario

Ajoblanco, gazpacho y salmorejo: Tabla de ingredientes.

gazpacho clasico tradicional tipico de andalucia

Aunque las recetas de ajoblanco, gazpacho y salmorejo tienen multitud de ingredientes opcionales, se presentan en esta tabla lo más básicos de las recetas tradicionales.

AjoblancoGazpachoSalmorejo
Ajo
Aceite oliva V. E.
Pan
Sal
Tomate
Agua
Vinagre
Pimiento
Pepino
Almendras
Huevo duro
Jamón

Más información:

Los ingredientes del salmorejo, alimento típico de andalucía, son: Ajo, AOVE, pan, sal, tomate, huevo duro y jamón.

Publicado el Deja un comentario

La estrella tartésica, presente en decoración, arquitectura, cerámica, joyería…

La estrella tartésica es un símbolo que aparece continuamente en la cultura andaluza. Curiosamente, suele pasar desapercibido incluso para la gran mayoría de andaluzas y andaluces a pesar de encontrarse en multitud de sitios.

Numerosos pueblos del mundo poseen algún símbolo que, de manera consciente o inconscientemente, los identifica o los hacen sentir identificados ante el resto. Aquellos pueblos con fuerte tradición histórica, o con antigua personalidad son los que más ostensible hacen su simbología. Ejemplo obvio es el de los judíos y su estrella de seis puntas, archiconocido símbolo también llamado “estrella de David”.

En el caso de Andalucía, la estrella de ocho puntas es un símbolo que ha existido a lo largo de toda su historia. Hasta la actualidad. Actualmente puede observarse en la decoración exterior e interior de gran cantidad de edificios andaluces.

Este símbolo se forma geométricamente como resultado de la superposición de dos cuadrados concéntricos, girándose uno de ellos 45 grados. Se trata de un adorno tan difundido y tan originario de Andalucía, que en realidad pasa desapercibido para mucha gente.

 
 

Un origen relacionado con la religiosidad

El origen de la estrella de ocho puntas está en la religiosidad tartésica y su mitología orientada a la adoración del sol. Tartessos era el nombre con el que los griegos conocían aquel país misterioso del sur peninsular. Este territorio era frecuentado por fenicios que acudían para comprar estaño, oro, plata y tejidos con los que comerciar en los mercados orientales.

 

El astro rey ya era entonces un símbolo definitorio de la más ancestral tierra andaluza. No en vano, desde los remotos tiempos del neolítico los primitivos andaluces adoraban al sol y lo representaban con ocho rayos. Los tartésicos eran adoradores del Sol, al cual representaban de esta forma y lo hacían presente a lo largo de todo su territorio.

 

Posteriormente, los andaluces turdetanos, en una época aún de plena soberanía, representaban esta estrella en sus monedas como un claro símbolo del pueblo.

 

En cambio, los andaluces béticos, al depender del Imperio Romano, se limitaron a representar la estrella en algunos mosaicos.

 
Mosaico de los octógonos en Cástulo Linares
Mosaico de los octógonos del siglo II d. C. en Cástulo Linares

Máxima difusión durante la etapa andalusí.

La cultura andalusí definió de forma definitiva la estrella tartésica como su símbolo cultural y la plasmaron en las primeras monedas que acuñaron. Además de en las monedas, el califato independiente de Al-Andalus utilizó profusamente la estrella tartésica. Hasta el punto de cambiarle el nombre por “Estrella de Abderramán I” ya que según el Corán, el paraíso está rodeado por ocho montes. Una apropiación cultural parecida a la que actualmente ha ocurrido, a otro niveles, con el flamenco.

También el reino nazarí de Granada incluyó la estrella de ocho puntas en algunos pendones, además de utilizarla abundantemente como motivo decorativo. Fue entonces cuando este símbolo cultural alcanzó su máximo esplendor, prodigándose de forma, podría decirse que incluso exagerada, en arquitectura, decoración, grabados y joyería. Los nazaríes fueron responsables de una expansión sin precedentes de la estrella tartésica como símbolo político y decorativo a través todas sus creaciones. La plasmaron en telas, en detallados tapices, en azulejos palaciegos, en estandartes, en taraceas, en ejemplares del corán, en el tragaluz de los baños… Incluso en la empuñadura de la espada de Boabdil aparece una preciosa estrella de ocho puntas.

Estrella de ocho puntas en la empuñadura de la espada de Boabdil.
Estrella de ocho puntas en la empuñadura de la espada de Boabdil.

Estrella exportada a otros países.

Mozárabes y mudéjares andaluces transportaron la estrella tartésica allá por donde se desplazaron. Primero por todo el norte peninsular, y posteriormente por el Mediterráneo, Europa y África. Aquella difusión dio lugar a que hoy día sea un símbolo que se encuentra presente en el escudo de Turkmenistán y en el de Uzbekistán.

Escudo de Turkmenistán
Escudo de Uzbekistán

Posteriormente los musulmanes y moriscos expulsados la difundieron por el Magreb y el Oriente Medio.

Pero arquitectos y albañiles han seguido, hasta nuestros tiempos, poniendo la estrella en las iglesias y en los azulejos de los pueblos andaluces. Una estrella que se sigue usando como símbolo decorativo y, conscientemente, como símbolo identificativo de lo genuinamente andaluz.

La estrella tartésica en la actualidad.

Casa de los Navajas, Torremolinos. Construida en 1925

Estrellas tartésicas en la Casa de los Navajas IMG_20180906_111536502_HDR-estrella-tartesica-dos
Techo engalanado con 21 estrellas tartésicas.


En una antigua puerta y su ventana adyacente.

Si te ha gustado esta publicación, quizá también te interesen estas otras: