Beneficios saludables del consumo de aceite de oliva virgen extra

Resulta cansino leer taaaantos artículos en internet sobre los beneficios del consumo de aceite de oliva virgen extra… Lo malo es que sueltan la parrafada tipo

consumir AOVE es bueno porque si el sistema cardiovascular, que si el cabello… que si el colesterol. Que si te crecen las uñas, que si te cambia el color de los ojos, que si pillas bronceado sin ir a la playa que si bla bla bla…“.

Pero no aportan ni una sola referencia y ni un sólo estudio universitario que corrobore tales afirmaciones.

El aceite de oliva es la esencia de la aceituna y no se le llama “oro líquido” por gusto. Muchos  beneficios de su consumo comenzaron a conocerse hace siglos, pero solo a partir de la observación. Sin embargo, en la actualidad estamos asistiendo por parte de multitud de universidades y organismos médicos a los más concluyentes estudios científicos en la materia.

Por eso, en este artículo abordaremos desde el rigor científico y la seriedad los beneficios de consumir AOVE. El objeto de estudio será el EXTRA porque es el aceite de oliva que contiene más polifenoles, de los cuales se sabe que tienen propiedades anticancerígenas y antiinflamatorias.

 

 

  • Prevención del riesgo de cáncer de mama.

Según las conclusiones del enorme ensayo clínico Predimed (Prevención con Dieta Mediterránea) el consumo de un litro de aceite de oliva virgen extra por semana y familia tiene como efecto positivo reducir un 62% el riesgo de padecer cáncer de mama.[1]

Para esta investigación se siguió entre 2003 y 2009 a un grupo de 4.200 mujeres consideradas con “alto riesgo cardiovascular” de entre 60 y 80 años de edad, y se las dividió en tres grupos. Uno, el control, al que se le indicó que debía seguir una dieta mediterránea. Otro, que siguió esa pauta alimentaria añadiéndole nueces y otros frutos secos. Y un tercero tomó lo mismo reforzándolo con aceite de oliva virgen extra. La incidencia de cáncer de mama entre los dos primeros grupos fue similar, pero en el tercero, se redujo en un 62%, según describen los investigadores del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición CIBERobn.

  • Prevención de la enfermedad de Alzhéimer.

Una dieta que incluya el aceite de oliva virgen extra contribuye a preservar la memoria y a prevenir la enfermedad de Alzhéimer, según una investigación presentada el 21 de junio de 2017 por científicos de la facultad de Medicina de la Universidad Temple, en Estados Unidos. [2]

beneficios del aceite de oliva virgen extra

La investigación llevada a cabo con ratones demostró que el consumo de este alimento típico de Andalucía redujo la formación de proteínas beta-amiloides y de ovillos neurofibrilares, dos indicadores característicos de la enfermedad.

Realizamos este estudio porque queríamos profundizar en la literatura que afirma que la gente que vive en la zona del mar Mediterráneo tiene una menor incidencia de en fermedad de Alzhéimer y de enfermedades cardiovasculares“, aseveró Domenico Praticò, uno de los investigadores que realizaron este trabajo.

Lo que realmente marca la diferencia es que la gente de esa zona consume diariamente aceite de oliva virgen extra“, aseguró el experto.

 

Más rapidez aprendiendo gracias al aceite de oliva virgen extra

 

Para llevar a cabo dicha investigación, los científicos necesitaban trabajar con un modelo animal que reprodujese todos los aspectos de la enfermedad, en este caso, ratones. “Cuando estos animales envejecen desarrollan problemas de aprendizaje y de memoria“, explicó Praticò.

Tras las pruebas oportunas, notaron en primer lugar que los ratones que habían consumido el aceite de oliva virgen extra conservaban su memoria en un estado hasta un 40% mejor que los sujetos del otro grupo.

En el caso del aprendizaje de tareas, también observaron que los que habían consumido el aceite de oliva virgen extra eran más rápidos aprendiendo. Además podían recordar los detalles de las tareas, habilidad de la que carecían los del otro grupo.

Observar el cerebro de los ratones fue el siguiente paso de la investigación. Se pretendía conocer cómo el aceite de oliva virgen extra había podido lograr esos cambios.

Comenzamos a buscar la patología clásica que se desarrolla en la enfermedad de Alzhéimer. Buscamos proteínas beta-amiloides y ovillos neurofibrilares“, puntualizó Praticò. Así comprobaron que los animales que habían consumido el aceite de oliva virgen extra presentaban “una drástica reducción en la cantidad” de esos indicadores y sus cerebros se encontraban “más limpios“.

  • Reducción del riesgo de fractura osteopática.

La Unidad de Nutrición Humana de la URV-IISPV ha conseguido demostrar que el consumo regular de aceite de oliva virgen, especialmente de aceite de oliva virgen extra, disminuye hasta un 51% el riesgo de sufrir una fractura osteoporótica. [3]

Estos resultados evidencian, por primera vez, el papel beneficioso del consumo habitual de aceite de oliva virge extra para la protección de nuestros huesos. Hasta el momento, la comunidad científica se había centrado, fundamentalmente, en los efectos beneficioso derivados de la administración de determinados componentes concretos del aceite de oliva virgen extra (polifenoles en cápsulas, por ejemplo) sobre las fracturas óseas, o bien en el efecto modulador del aceite de oliva virgen extra sobre determinados factores bioquímicos asociados a la salud ósea, pero no sobre la fractura en sí misma.

Los investigadores que han encabezado este estudio, Mónica Bulló y Jordi Salas-Salvadó, de la Red CIBEROBN y de la Unidad de Nutrición Humana de la URV (ambos miembros del Instituto de Investigación Sanitaria Pere Virgili), asocian estos beneficios “al conjunto de sustancias que componen el aceite de oliva virgen extra, desde la grasa hasta los polifenoles y otros componentes, por sus cualidades antiinflamatorias y antioxidantes”.

 

9 años de seguimiento

 

Este estudio, publicado en la revista Clinical Nutrition, se ha efectuado sobre un total de 870 personas de entre 55 y 80 años de edad, con elevado riesgo de enfermedad cardiovascular. Dichas personas han sido reclutadas a nivel ambulatorio por médicos del Instituto Catalán de la Salud de las comarcas de Tarragona, que también participaron en el estudio previo PREDIMED.

Estos científicos también han analizado el historial clínico, el estilo de vida, y la medicación de los participantes, entre diversos biomarcadores, con el fin de monitorizar su estado de salud. Además, los participantes han contestasdo varios cuestionarios sobre su alimentación.

Después de casi 9 años de seguimiento de promedio, los investigadores han demostrado que aquellas personas que consumieron más aceite de oliva virgen extra, equivalente a 4-5 cucharadas soperas diarias, presentan un riesgo menor de sufrir este tipo de fracturas, independientemente de otros factores de riesgo.

  • Reducción del riesgo de retinopatía en pacientes diabéticos.

Investigadores del ensayo PREDIMED, puesto en marcha y financiado por el Instituto de Salud Carlos III, han estudiado también el efecto de la dieta mediterránea sobre la reducción de complicaciones diabéticas microvasculares. Y han evidenciado, después de seguir durante 6 años a una gran población de diabéticos, que la dieta mediterránea suplementada con aceite de oliva virgen extra puede reducir hasta un 44% el riesgo de sufrir retinopatía diabética. [4]

En este estudio han participado 3.614 hombres y mujeres de entre 55 y 80 años de edad (con una media de 67 años) con diabetes tipo 2 que formaban parte del ensayo PREDIMED, un ensayo multicéntrico de intervención nutricional aleatorizado realizado sobre una población con alto riesgo cardiovascular para analizar la importancia de la dieta mediterránea en la prevención cardiovascular. Los participantes se dividieron en tres grupos y, de manera aleatoria, se les asignó a una de las tres intervenciones dietéticas:

1: Consejos para seguir una dieta mediterránea complementada con aceite de oliva virgen extra.

2: Consejos para seguir una dieta mediterránea complementada con frutos secos.

3 (o grupo control): Consejos para seguir una dieta baja en grasa tanto de origen animal como vegetal.

 

6 años de seguimiento

 

Durante los seis años de seguimiento se diagnosticaron 74 nuevos casos de retinopatía y 168 de nefropatía diabética. En cuanto a la retinopatía diabética, se hallaron diferencias significativas entre quienes habían llevado dieta mediterránea y quienes no.

De este modo, los resultados del trabajo han confirmado que la dieta mediterránea (suplementada con aceite de oliva virgen extra) reduce en un 44% el riesgo de sufrir retinopatía en los pacientes diabéticos, la principal causa de ceguera entre estos pacientes.

 

PRÓXIMAMENTE

  • Prevención del riesgo de cáncer en general: Por su alto contenido en ácido oléico.
  • Reducción del deterioro mental: Gracias a sus grasas monoinsaturadas.
  • Prevención envejecimiento de los tejidos.
  • Prevención arterioesclerosis: Ya que contribuye a evitar la agregación de plaquetas en las paredes arteriales.
  • Reducción casos de diabetes tipo II.
  • Pérdida de peso. Consumir una cuchara de aceite de oliva virgen extra en ayunas, o incluso después desayunar, provoca sensación de saciedad debido a sus grasas saludables y, por tanto, estimula el no seguir comiendo.

 

 

 

Referencias científicas.

 

1. Mediterranean Diet and Invasive Breast Cancer Risk Among Women at High Cardiovascular Risk in the PREDIMED Trial. (2015).

2. Extra-Virgin Olive Oil Preserves Memory and Protects Brain Against Alzheimer’s Disease, New Research at Temple Shows. (2017).

3. Consumir aceite de oliva virgen reduce un 51% el riesgo de tener una fractura osteoporótica. (2017).

4. La dieta mediterránea complementada con aceite de oliva reduce en un 44% el riesgo de sufrir retinopatía en los pacientes diabéticos. (2015).

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa cookies. Si continúas navegando, se considera que aceptas su uso + info en política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies