Por qué comprar aceite de oliva barato (económico) termina saliendo caro.

Muchos consumidores y consumidoras rastrean internet a través de Google y sondean las tiendas de su localidad buscando ahorrar unos euros con la compra de un aceite de oliva barato.

Este artículo se redactó en agosto de 2016, dato importante si se tiene encuentra que en el texto hay referencias al precio del aceite de oliva virgen extra, parámetro que podría haber variado meses después.

En ese rastreo intensivo del aceite de oliva virgen extra “más barato de España”, incluso llaman a algún distribuidor a ver qué le sacan. Y lo digo porque a mí concretamente me han llamado por teléfono diciendo “A ver qué aceite de oliva barato tienes por ahí”. Y posteriormente se han destapado intentando sin complejos sacarme aceite de oliva virgen extra a 3,50 € / litro asegurando que “un amigo” se lo trae de Jaén a ese precio. No puedo cuestionar ni poner en duda la veracidad de ese precio, pero me gustaría saber qué aceite de oliva virgen extra es el que su amigo le trae desde Jaén. Al preguntarle, casualmente no se acuerdan de la marca.

Una posibilidad es que el aceite que le traen “de Jaén” no sea aceite de oliva virgen extra, sino aceite de oliva virgen (sin extra), con la disminución de calidad que ello implica. En este otro artículo expliqué las diferencias entre aceite de oliva virgen extra y aceite de oliva virgen “no extra”.

La otra posibilidad es que sí sea aceite de oliva virgen extra pero (al igual que ocurre en el mundo de los vinos, o de las sidras, o de la leche en tetra brik, o incluso de los zumos de naranja) no todos los aceites de oliva virgen extra son iguales.

Tratándose de aceites de oliva virgen extra, podría considerarse barato (económico) aquel con un PVP inferior a los 4’50 € / litro, hoy a 9 de agosto de 2016. Pues no hay más que visitar las páginas más prestigiosas de venta de aceite por internet y comprobar cuántas lo tienen por debajo de ese precio. Solo he encontrado una, y se trata de un oliva virgen extra de muy dudosa calidad (un “Don Simón”, por establecer un simil con el vino) que se encuentra en oferta, quizá por un exceso de stock y próximo vencimiento en la fecha de consumo preferente.

Por ello es inevitable retomar el tema de la salud. Y es que llama la atención que determinados consumidores (afortunadamente pocos y pocas) anhelen reducir gastos en lo que es su SALUD, uno de los pocos ámbitos de la vida en los que menos deberíamos mirar el euro. Pero bueno, allá cada cual. No podemos meternos ahí. El caso es que, si por algo recomiendan los médicos el consumo de un aceite de oliva virgen extra de calidad, es por su elevado valor nutritivo, concretamente en ácido oleico, en vitamina E y en polifenoles que protegen nuestro organismo contra la oxidación.

Otros factores que convierten en caro el que parecía un aceite de oliva barato

Teniendo en cuenta este, y otros factores, podríamos concluir los siguientes puntos:

· El aceite de oliva virgen extra de alta calidad aporta nutrientes y, con ellos, vitalidad a nuestro organismo. Por tanto, quien consume un aceite de oliva barato (de baja calidad) está privándose de salud.

· El aceite de oliva virgen extra de alta calidad “crece en la sartén” porque aumenta su volumen al calentarse. En cambio, cuando el aceite de oliva es de baja calidad, hay que echar más cantidad en la sartén o freidora. Comprando un aceite de oliva barato, el consumidor creía que estaba ahorrando y al final resulta que está gastando más.

· El aceite de oliva virgen extra de alta calidad para cocinar rebosa sustancias antioxidantes, por lo que tarda más en deteriorarse (hasta 220 ºC) y en quemarse. Cualidad que permite reutilizarlo en la sartén unas cinco veces. Esto da lugar a dos posibilidades para quien pretendía ahorrar comprando un aceite de oliva “barato”: O reutilizar varias veces un aceite de oliva que se deterioró (se oscurece y empieza a echar humo) a tan solo 180 ºC en la primera fritura, lo que va a repercutir negativamente en el sabor del alimento y en nuestra salud, o usarlo en una sola fritura y desecharlo. Nuevamente el consumidor pensaba que había ahorrado con su aceite de oliva “barato” y resulta que también está gastando más.

Por todos estos motivos, en esta tienda online no hay aceite de oliva “barato”, sino aceite de oliva virgen extra de máxima calidad.

Ahora Típico de Andalucía también está en Instagram, como @tipicodeandalucia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa cookies. Si continúas navegando, se considera que aceptas su uso + info en política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies